Translate

sábado, 4 de febrero de 2017

RESUMEN DE LA CONFERENCIA: LAS HEREJÍAS EN TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE. EL PRISCILIANISMO . Siro Sanz García




Comenzó la charla con una breve referencia a la anterior conferencia del mes de Diciembre. Se recuerda una fecha clave: 254, momento en el que ya existe una comunidad cristiana en LEÓN-ASTORGA con sus jerarquías eclesiásticas (Conventus asturicensis de la provincia de Gallaecia); cristianismo de origen africano y militar. Se habló de nuevo sobre la importancia de las ruinas de la basílica de Marialba de la Ribera (s. IV), notable por su antigüedad y singularidad a nivel nacional y europeo,  signo patente de aquella primera cristianización, monumento olvidado, maltratado de forma indigna por aquellos que tienen la potestad y obligación de protegerla. Gallaecia la provincia creada por el emperador Diocleciano en 289, se erige en el siglo IV como un importante foco cultural y religioso en la Hispania del Bajo Imperio. Solar patrio de importantes personajes en la política y la cultura: El emperador Teodosio; el emperador Magno Clemente Máximo; el controvertido obispo Prisciliano; la monja Egeria, Hidacio de Aquae Flaviae (Chaves- Portugal); el panonio Martín que funda cerca de Bracara Augusta (Braga-Portugal) el monasterio de Dumio; Toribio de Astorga.
Hidacio de Chaves, Egeria, San Martín Dumiense y Toribio de Astorga son un importante nexo de unión de Gallaecia en el Finis Terrae con el Oriente y Palestina. Los cuatro viajan a Tierra Santa y trasladan desde allí a los confines del mundo conocido, al extremo mas occidental de Europa, los saberes contenidos en valiosos códices orientales copiados una y otra vez en centros monacales como el de S. Martín de Dumio (Norte de Portugal). El recuerdo del esplendor cultural y espiritual de  Gallaecia la región a la cual pertenecíamos en la antigüedad se conservará hasta el periodo de la invasión musulmana. En los mapas y textos de los cronistas musulmanes desde el s. VIII-X se denominará a esta región del Norte de forma arabizada como: Yiliquiyya y Muluk al Yiliquiin, a los reyes de León, reyes de los gallegos. Una Gallaecia o Galicia que se extendía por las regiones que más tarde en la Alta Edad Media pertenecerían al Reino de León: Norte de Portugal, la Galicia étnica, Asturias- León hasta más allá del Rió Cea y Peñacorada (Cistierna). Entre los importantes personajes de Gallaecia arriba citados y sobre todo a partir del siglo XX es Prisciliano obispo de Ávila, (Gallaecia 340, Treveris 385) el que más fama alcanzó; le sigue en notoriedad por motivos bien diferentes la monja Egeria. De Prisciliano se ha dicho, que es el precursor de la Reforma Protestante, el apóstol avant la lettre de vegetarianos y veganos (Siro dixit), que era un druida y mago, el primer mártir de la Inquisición Española; ésta última afirmación  absurda, pues faltaban aún casi ocho siglos para la implantación del tribunal de la Inquisición en España. A la evangelización de las áreas rurales en Gallaecia, se añade en la segunda mitad del siglo IV una dificultad más, la de mantener la ortodoxia católica ante la aparición de herejías como el maniqueísmo y especialmente el priscilianismo. Para Hidacio obispo de Chaves s. V, las herejías eran más peligrosas que los bárbaros, una amenaza para la unidad de la provincia de Galaecia. Amenaza a la paz social, en un momento en el cual los germanos   unos 25000 Suevos, entran en Gallaecia a sangre y fuego. Una nación germana que  literalmente se muere de hambre, pero a diferencia de las migraciones actuales aquellas gentes llegaban armadas y dispuestas a tomar con la espada tierras y alimentos. La presencia del Maniqueismo herejía dualista procedente de Persia, viene documentada en las fuentes literarias que mencionan la existencia de grupos de seguidores en el obispado de Astorga en 445. El relato más completo sobre del movimiento priscialianista nos lo da Sulpicio Severo en su Crónica, los cánones del concilio de Zaragoza en 380 y también Toribio de Astorga. A mediados del siglo IV en un lugar de Gallaecia y con su maestro Elpidio funda una comunidad, formada por un grupo de laicos de ambos sexos y de toda condición social, definida esa comunidad por su fuerte condición ascética. Prisciliano abandona Galicia hacia Lusitania donde empieza a predicar, con tal éxito que son muchos los que le siguen y se extiende su doctrina por la región del Tajo, Duero y la vía de Emérita a Astúrica Augusta. La oposición y condena al grupo de Prisciliano fue dirigida por Hidacio obispo de Mérida. Con el motivo de saber en qué consistía el movimiento priscilianista se celebró en octubre de 380 un concilio en Zaragoza, participaron diez obispos hispanos y dos galos en representación de las ciudades de Agen y Burdeos, pues, las enseñanzas de Prisciliano estaban también muy extendidas en la Gallia. En varios cánones se condenó al priscilianismo de dualismo maniqueo y el empleo de textos apócrifos para la enseñanza. Los Priscilianistas negaban la doctrina de la Trinidad. Condenaban el matrimonio y la procreación (por lo tanto el fin de la especie).El demonio no es un ángel caído sino que surgió del caos y la oscuridad (idea maniquea) El demonio formaba los cuerpos humanos (idea maniquea).Creían que el destino estába marcado por las estrellas. Celebran la misa con uvas y leche. Prisciliano y los suyos no aparecieron en el Concilio de Zaragoza y tampoco fueron condenados pues el Papa Dámaso así lo solicitó, hasta que Magno Máximo convoca un nuevo concilio en Burdeos y ordena al vicario de España trasladar aquí a los acusados: Prisciliano, su amiga Eucrocia, Felicísimo Armenio y Latroniano. Prisciliano seguramente sometido a tortura se declaró culpable de los cargos de: Maleficio, estudio de las ciencias obscenas es decir magia, conciábulos nocturnos con mujeres, practicar la oración desnudo. El emperador formulo contra Prisciliano y sus seguidores cercanos la pena de muerte. Así Prisciliano, Eucrocia, Felicíssimo, Armenio y el poeta Latroniano son decapitados ante la oposición y condena del Papa Siricio y de otros notables de la Iglesia. La pena de muerte contra Prisciliano y sus seguidores hay que entenderla y explicarla en el contexto político del momento. El emperador Graciano es asesinado y, el usurpador Magno Máximo (oriundo también de Gallaecia) para congraciarse y buscar el reconocimiento del augusto Oriental Teodosio, ejecuta a un notorio alterador de la paz social pero con la oposición del Papa y de gran parte de la Iglesia Hispana. Y así nace la leyenda de Prisciliano del cual y, para echar más leña al fuego  afirmaba Louis Duchesne en 1900 que fue enterrado en la iglesia de Compostela junto con alguno de sus seguidores. Que el movimiento priscilianista estaba trufado de herejía maniquea parece claro, no hace falta ser un experto teólogo   para darse cuenta de ello, pero de ahí a convertir a Prisciliano en el mártir del protestantismo, vegetarianos, veganos y martir precursor de las filosofías de la Nueva Era, va un gran trecho. Muerte injusta sí, pero de la mano del poder civil de aquella época y con la oposición firme de la máxima autoridad religiosa: el papa Siricio que anatemizó a todos los que participaron en ella.


 Reino de los Suevos y Visigodos  siglo VI-VII. Abajo, iglesia visigoda de San Pedro de la Nave (Zamora. Reino de León)


lunes, 19 de diciembre de 2016

VANDALOS-SUEVOS Y ALANOS EN CISTIERNA.

Que el reino de los suevos llegaba hasta un poco más allá de Peñacorada, más o menos hasta el río Cea es bien sabido. Lo que desconociamos es que individuos de esas otras dos naciones bárbaras también se habían acercado a nuestra villa. Llegaron la noche del pasado sábado día 17, entre las 11 y 3 horas de la madrugada, una horda de vociferantes vándalos y alanos que tomaron la Avenida de la Constitución e instalaban  por toda la calle, la más céntrica del pueblo, una traca explosiva inmensa, bombas de gran calibre que al explotar dispararon las alarmas de los coches, cohetes que caían sobre los tejados de las casas con el grave riesgo de provocar un incendio. La sensación fue de una villa tomada al asalto por bárbaros incontrolados que no respetaban ni el descanso de los vecinos ni el temor de las mujeres y doncellas; y todo ello sin que presuntamente nuestras autoridades y fuerzas del orden se diesen por enteradas. ¿Habrá llegado una nueva Edad Media?, ante la presunta dejación de las autoridades de velar por la paz común y descanso de los vecinos ¿tendremos que organizar somatenes vecinales? o es que acaso la diversión de unos pocos tiene que hacerse a cuenta del maltrato al descanso de los ancianos y de los niños. Mal vamos cuando por el "disfrute vandálico" de unos pocos se abandona la villa a su propia suerte y se deteriora hasta tales extremos por ciertos energúmenos la convivencia vecinal por otra parte ejemplar hasta que llegan los vándalos y alanos.


domingo, 4 de diciembre de 2016

CISTIERNA. INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL La Universidad de Murcia honra al historiador Martino



JOSÉ Mª CAMPOS | CISTIERNA
El Instituto Bíblico y Oriental de Cistierna acogió ayer la presentación de la obra magna sobre el historiador leonés padre Martino Eutimio Antigüedad y cristianismo. Monografías históricas sobre la antigüedad tardía. Toponimia e historia antigua. Homenaje al Padre Eutimio Martino al cumplir sus 90 años. Esta obra ha sido publicada por la Universidad de Murcia dentro del área de Historia Antigua. La presentación corrió a cargo del director de Instituto Bíblico y Oriental, Jesús García Recio, y del historiador Siro Sanz. Es un libro en el que escriben muchos catedráticos que destacan la gran labor que ha realizado Martino y que ha plasmado en muchos libros publicados. Con un total de 500 páginas se hace una recensión de todo lo investigado y publicado por el historiador. Aparecen opiniones de estudiosos americanos y alemanes.
Martino lleva muchos años estudiando la toponimia de la Montaña Oriental y otras partes de la provincia, la cultura vadiniense y la presencia de la cultura romana en estas montañas. Eutimio Martino dijo que se sentía muy halagado con que se preste atención e importancia «a mi trabajo, que es muy largo, intenso, comprometido y arriesgado. Me gusta dar la cara en todo evento sea cuando me elogien o sean cuando me critiquen, yo sigo al pie del cañón con colaboradores como el historiador Siro Sanz». La Universidad de Murcia dedica el volumen XXX al trabajo de investigación de Martino. «No sé cómo desde tan lejos ha venido este recuerdo de mi obra», dijo Martino, que destacó lo importante que difundir de la investigación y «aquello que se ha estudiado tan a fondo frente a una muralla de ignorancia o negligencia, para que salga a la luz en una presentación humana, lógica, digna. Eso a mí me colma de alegría».

En un sencillo acto con el salón parroquial (sede del Instituto Bíblico y Oriental) lleno hasta la bandera, el R. P. Eutimio Martino Redondo de la tribu de los vadinienses del clan de los salaenos - Concejo de Sajambre, recibio un sentido homenaje de sus paisanos montañeses. En la imagen de izquierda a derecha en pie d. Jesús Recio, presidente del Instituto Bíblico; un celtíbero innominado; el R. P Eutimio Martino Redondo; su sobrino d. David Martino

martes, 29 de noviembre de 2016

PRESENTACIÓN DEL LIBRO HOMENAJE AL PADRE EUTIMIO MARTINO (Universidad de Murcia)

 "De cierto os digo, que ningún profeta es aceptado en su propia tierra” (Lucas 4:24).

El sábado día 3 de diciembre a las 20 horas en la sede de Cistierna del INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL, presentación del libro publicado por la UNIVERSIDAD DE MURCIA en homenaje al PADRE MARTINO al cumplir en plenas facultades los 91 años y sobre todo por su labor en pro de la HISTORIA: ROMANIZACIÓN Y CRISTIANIZACIÓN DE LA MONTAÑA DE RIAÑO.


lunes, 28 de noviembre de 2016

INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL (Cistierna). RESUMEN DE LA CONFERENCIA DEL CICLO EL CRISTIANISMO EN EL NOROESTE HISPANO: ORIGEN DE LA DIOCESIS DE LEÓN Y ASTORGA. LA BASÍLICA DE MARIALBA. Siro Sanz




 Indagar en el origen del cristianismo en el solar de los antiguos astures y cántabros  viene justificado por la propia labor que interesa y realiza el Instituto Bíblico y Oriental en la Montaña de Riaño. Desde hace años el IBO, indaga, investiga, araña el pasado y las lenguas antiguas para hacernos ver que somos un eslabón más de una cadena de trasmisión que nos lleva al Oriente Mesopotámico. Ese fecundo pasado cultural y espiritual está resumido  en la Biblia. Por lo tanto indagar en el origen de la Iglesia de León-Astorga es  conocer un poco como ha sido esa trasmisión hasta hoy día, de donde vienen nuestras creencias y como se establecieron en el solar de la Gallaecia Romana. Equivocadamente se pensaba que cántabros  y astures aún eran paganos en el siglo IV y V, basando este presupuesto en la lápida dedicada al dios Erudino, monumento hallado en lo alto del monte Dobra, en las cercanías de Torrelavega. Investigadores celtíberos la dataron entre los siglo IV-V. Estudiada años más tarde  por un especialista inglés concluyo que la lectura era incorrecta y había que retrasar la data al siglo II. Una de las primeras noticias históricas, auténtica y contrastada sobre la existencia de cristianos en León es la carta sinodal de S. Cipriano de Cartago, dirigida en el año 254al presbítero Félix” y a las personas que residen en ad Legionem et Asturicae, esto es junto a León y Astorga y al diácono Elio y  la comunidad de Mérida. Por dicha carta sabemos que Basílides obispo de  León y Astorga y Marcial obispo de Mérida habían apostatado durante la persecución de Decio en el año 250 por lo que fueron declarados libeláticos, siendo apartados por sus respectivas comunidades por considerarlos indignos. La disputa parece un claro antecedente, un anuncio de lo que será la doctrina Donatista a principios del siglo IV (311) según la cual solo los sacerdotes dignos pueden consagrar, los sacerdotes que no han apostatado. Basílides viajó a Roma para recurrir ante el Papa Esteban I (254.257) y consiguió que el Papa  lo repusiese en su sede, lo mismo hizo Marcial de Mérida. Ante esta situación las comunidades León –Astorga y Mérida se dirigieron al Norte de África, a Cartago sede dirigida por S. Cipriano. La respuesta de San Cipriano, tras reunirse y debatir la cuestión en un sínodo de 36 obispos, es que las comunidades de León-Astorga y Mérida no admitiesen a los obispos libeláticos Basilides y Marcial, pues habían sido depuestos legalmente. La carta de S. Cipriano de Cartago es la primera noticia, la primera información histórica sobre los pasos iniciales del cristianismo en el Noroeste Hispano. Y plantea también interrogantes como la existencia de una diócesis dúplice compuesta por León-Astorga, tema investigado desde el siglo XVIII por autores como el P. Florez. La cuestión del lugar se resolvió con el descubrimiento hace unos años de la cannaba: Ad Legionem, una comunidad extramuros del campamento romano a la altura de Puente Castro, compuesta por la población civil que vivía y se relacionaba con los militares. Es claro que el origen del cristianismo leonés es militar, actuando algunos legionarios como apóstoles de la nueva religión. El núcleo vadiniense de Crémenes con algunas lápidas militares y la calzada del Esla o Vía Saliámica nos sugiere el mismo origen y tiempo para la conversión de los clanes vadinienses a la nueva fe. 
Muestra de la pujanza del cristianismo en León es la basílica de Marialba de la Ribera, un palimpsesto ya leído por los alemanes Hauschild y Schlunk en 1967, releído absurdamente otra vez en 2005 por celtíberos que no aportaron nada interesante, sobre todo, si tenemos en cuenta que la excavación alemana  ya había resuelto todo lo relacionado con edificio tan notable. La basílica de Marialba situada a unos siete kilómetros de León y próxima a los restos arqueológicos de Ad Legionem,  explica la génesis, el origen y procedencia del cristianismo en el Noroeste Hispano. Cuando se llega al pueblo de Marialba de la Ribera, ni un cartel o  señal nos puede guiar hasta su ubicación, ya en el lugar las ruinas monumentales aguantan con dignidad de siglos el  abandono por parte de las autoridades que tienen potestad en la materia y el olvido absoluto de aquellos que por profesar la religión cristiana deberían verse impelidos a conservar y presentar adecuadamente esta reliquia del pasado cristiano. Un edifico en el cual seguramente antes de partir para Tierra Santa en el Oriente, oraron personajes tan interesantes como la monja Egeria y Toribio de Astorga.


 A la izquierda plano de la excavación alemana en 1967, a la derecha la excavación celtíbera de 2005. La excavación alemana resolvía con menos medios todo lo relacionado con edificio tan notable. (Fotos: universo digital)


Abside de la basílica paleocristiana de Marialba de la Ribera. Ruinas monumentales que aguantan con dignidad de siglos el  abandono por parte de las autoridades que tienen potestad en la materia y el olvido absoluto de aquellos que por profesar la religión cristiana deberían verse impelidos a conservar y presentar adecuadamente esta reliquia del pasado cristiano. Un edifico en el cual seguramente antes de partir para Tierra Santa en el Oriente, oraron personajes tan interesantes como la monja Egeria y Toribio de Astorga. (Foto: Siro Sanz)

lunes, 7 de noviembre de 2016

LOS NOMBRES CLAVES DE LA CORDILLERA: MONTES Y RÍOS. Resumen de la conferencia en el Instituto Bíblico. Cistierna 4 de Noviembre-2016. Eutimio Martino-Siro Sanz



La Cátedra de Historia del Instituto Bíblico y Oriental de Cistierna en la Montaña Oriental Leonesa dio comienzo el curso el 4 de noviembre con una conferencia en la cual se explicó la antigüedad de los nombres referidos a las corrientes de agua y  montes de la Cantabria Leonesa. Se resaltó en la charla que las palabras latinas flumen y amnis que significan río caudal no dan nombre a ningún río en España, acaso sólo en Cataluña: Río Fluvia. En España se utiliza para la corriente caudal la palabra “río” que viene a significar arroyo.  Muchos de los nombres de lugar vienen derivados del río que pasa por ese lugar. De tal forma que el estudio de muchos lugares de la cordillera es imposible realizarlo sin tener en cuenta los nombres del agua o de los ríos y arroyos que los atraviesan y, esos nombres son en su mayoría de origen prerromano. El romano llega a la cordillera y encuentra que a ciertos arroyos y ríos se les llama Salia- Salio, al entender que ese nombre se refiere a corrientes de diferente caudal pone delante su apelativo aqua y así nace uno de los compuestos hidronímicos más abundante en la Montaña de Riaño: Aguasalio. El hablante latino comienza así a utilizar aqua para denominar un Salia o Selia que no comprende pero intuye que viene a significar río o arroyo. El nombre de Peñacorada, macizo que desde Cistierna se extiende hasta la Mata de Monteagudo, también tiene un origen hidronímico prerromano. Se documenta antiguamente como Corabita y Corabda, pasando por Coralda, Cornada y Coronada como corrupción de las dos originales  y primeras. Peñacorada es un compuesto hidronímico prerromano formado por dos radicales de agua: Cor-Cora y Bed. En Sajambre existe el nombre Peña-Cora, denomina una montaña inmediata al río, a través de ella discurre la Vía Saliámica. También en Cistierna el macizo es conocido por los naturales como Peñacora, se canta en la región la letrilla: "Peña-cora, Peña-cora, peña rica, gente boba". El nombre Bita que procede del radical Bed lo vemos en el arroyo y caserío de la Bita al pie de Peñacorada y también en la primera parte del nombre de Vidanes donde ha evolucionado a Bid. En fin, muy difícilmente se pueden explicar los nombres de agua y montes de la Cordillera Cantábrica solo con el latín. Transcribimos un párrafo muy ilustrativo sobre el tema de M. Föster: “ Las precedentes correspondencias pueden bastar para mostrar cuán fuertemente los nombres de los ríos han tomado parte en la producción de los nombres de lugares . Así comprendemos las palabras de un investigador inglés de que el estudio de los nombres de lugar es imposible sin el estudio simultáneo de los nombres de los ríos. Si además se reflexiona sobre el fuerte porcentaje de nombres de persona que se remontan a nombres de lugar, se ha de calificar muy alto la importancia de los nombres de lugar para toda la ciencia de los nombres propios” M. Föster, Der Fluss Themse a. seine Sippe, p- 42.

 Vista de Peñacorada y en su base Oeste: La Villa de Cistierna. Peñacorada es un compuesto hidronímico prerromano formado por dos radicales de agua: Cor-Cora y Bed. (Foto: Siro Sanz)

 Al fondo bajo el plomizo cielo: La Peña las Pintas. Otro nombre de claro origen hidronímico. Pi-in-t-as. Radicales presentes en Pineda, Pino del Río, Balde Pino,...) (Foto: Siro Sanz)

El grandioso Valle de Sajambre. En el centro la cabeza del Concejo: Oseja de Sajambre. Oseja: Aqua-Selia (Foto: P. Eutimio Martino Redondo)