Translate

domingo, 20 de enero de 2013



EDAD CONTEMPORÁNEA: DE LOS NOMBRES DE CALLES Y CALLEJAS EN LA VILLA DE CISTIERNA Y OTROS HONORES CONCEDIDOS A SUS HIJOS ILUSTRES Y BENEFACTORES

Siro Sanz García

Empezaremos diciendo que es muy complicado emitir un juicio sobre la justificación de los méritos de las personas a la hora de concederles: un premio, medalla honorífica, plaza, calle, o placa conmemorativa. Sobre todo, cuando la política partidista anda por medio, la polémica está servida.  Como ejemplo y sin dar nombres, baste recordar algunas de las calles y plazas que se han asignado en los últimos años, a juicio de algunos sin ninguna justificación y en opinión de otros con sobrados  argumentos para ser dedicadas a las personas que en su momento iban en la terna honorífica. La envidia y mala baba, característica de las pequeñas poblaciones celtíberas, suele contaminar estos procesos, torciendo decisiones justas dirigidas al reconocimiento de las personas que trabajaron por sus convecinos en el anonimato más absoluto, sin desear ningún honor, al contrario de otros que se pirran por esta clase de oropeles y glorias mundanas. El cambio de los nombres en las calles no deja de tener singular interés para el historiador, pues explica en no pocas ocasiones los cambios sociales y políticos del momento, la necesidad de agradar, propiciar, aplacar y hacer la pelota a los jerifes de turno. El 26 de abril de 1931, por motivos políticos se cambiarían en Cistierna los nombres de algunas calles bajo la presidencia del alcalde provisional republicano, Don José Beitia Bilbao. Así, la calle llamada entonces Calle del Progreso, actualmente Calle Padre Isla, en el tramo que iba desde el comercio de D. Matías Concellón hasta el paso a nivel del ferrocarril, pasaría a llamarse Calle de García Hernández, y el tramo que iba desde la farmacia hasta la plaza del Ayuntamiento, Calle de Gumersindo de Azcárate. La Calle del Colegio, se llamo a partir de 1931 hasta 1936, Calle de Pablo Iglesias y en ella se estableció el Sindicato Minero Montañés sección del territorial establecido en Olleros debido al impulso de aquel gran luchador por la dignidad del obrero en cuenca minera de Sabero y Cistierna, Don Diego Rozas Reyero. La Carretera de Sahagún a las Arriondas, actual Calle Constitución y anteriormente Calle General Franco, se llamo Calle de Fermín Galán, y la Plaza del Ayuntamiento, pasó a nombrarse Plaza de la República. La dictadura franquista propició numerosos cambios en el nomenclátor, cambios que todos ustedes recordaran y por tanto me excusa el reseñarlos. Aquellos cambios estaban dedicados casi todos a generales y espadones del régimen. Actualmente algunas de las adjudicaciones de nombres de calles rozan el ridículo y son achacables a la pereza intelectual de ciertas corporaciones municipales que un buen día  deciden bajar a la tierra gran parte de los planetas de la Vía Láctea, como si no existiesen tres al cuarto cisterniegos notables susceptibles de dar nombre a una calle. Si se dan un paseo por las cuestas del pueblo viejo de Cistierna, ladera baja del Murrial, podrán ustedes hacer un viaje por el universo saltando de planeta en planeta sin necesidad de pilotar nave intergaláctica. Otros nombres, pecan por demasiado grandilocuentes, así: “la más grande ocasión que vieron los siglos”, es decir, la Batalla de Lepanto,  designa en Cistierna un callejón que comunica con la nada
El pueblo soberano suele bautizar con más propiedad y derecho, a veces con mala leche calles, rinconadas y, aún casas, para muestra tenemos: “La Calle Redomas”, “La Calle Cantarranas”, “La Callejina”, la “Plazoleta del Caño Marcelo”, “Casa La Botera”, “Las Cabezudas”, “Las Gorrumbinas”, “La Jabonera”, “Los Iguales”, “El Corte Inglés”, “La Casona”, “Los Consumos”, “Los Montañeses”, “Casa la Tía Castaña”, “Casa de la Chavelona” “El Barrio Paulino”, “Calle Buenos Aires”, “Los Pitufos”, etcétera. Nombres castizos que ahí resisten, aunque algún finolis ha intentado descastarlos por demasiado prosaicos. Otros nombres han desaparecido para siempre como: la “Talanquera”, que designaba el camino que iba desde el paso a nivel de F.E.V.E hasta el vado del río Esla, junto al Puente Viejo. Quien se acuerda ya del Camino Real, antigua calzada del Esla, que en Mercadillo se bifurcaba en dos ramales por la margen derecha e izquierda del Río Grande.
Después de la guerra civil y sobre todo a partir de 1946, las distintas corporaciones municipales concedieron honores, condecoraciones y dedicaron calles o plazas a personas civiles que ustedes conocen o al menos recuerdan. Aquí hacemos una breve pero intensa relación de los mismos para refrescar la memoria, algunos de ellos aún permanecen: Excmo. Sr. D. Carlos Arias Navarro, Gobernador Civil de León, se le hace hijo adoptivo del Ayuntamiento de Cistierna en 1947; Excmo. Sr. D. Pedro Fernández Valladares, Subsecretario de Gobernación y natural de Vidanes, se le dedica una calle en Cistierna en 1948; Excmo. Sr. D. Inocencio Rodríguez Diéz, obispo de Cuenca, anteriormente presbítero en Cistierna, natural de Santaolaja de la Varga, con fama de santo, se le dedica una calle en en Julio de 1948. En Agosto del mismo año se dedicarán unas cuantas calles a los que fueron alcaldes de Cistierna, entre ellos: D. Máximo Rodríguez Balbuena, D. Valentín Reyero, D. Bernardo Valdés, D. Ezequiel Fernández, D. Cesar Fernández, D. Víctor Rodríguez, D. Crescencio García. Podemos explicar la genealogía y orígenes familiares de muchos de estos alcaldes pero, no habría páginas en el blog para tanto ilustrísimo, en otra ocasión será. Destacamos como muy injusto el olvido a la hora de repartir honores, de los muchos y buenos alcaldes de la Junta Vecinal que el venerable Concejo de Cistierna ha tenido en su historia, como por ejemplo: Don Columbiano Diez Canseco Rozas o Don Adelino Cerezal, este último preside cuando la Junta Castellana quiere acabar con el antiguo concejo leonés.
Después de 1959 se dedicarán calles a las siguientes personas: D. Juan Ferreras, natural de Sorriba, persona destacada en la consecución del Sindicato de Riego y Comunidad de Regantes de Sorriba, Cistierna y Vidanes; D. Manuel Echevarría García,  persona destacada en la vida del municipio desde la república hasta los años setenta; DSimiliano Robles, párroco de Cistierna; D. Ramiro Robles, persona destacada en la vida del municipio; D. Juan Reyero Rodríguez, Concejal del Ayuntamiento e “insigne” miembro de la familia de los Reyeros; D. Fidel Alonso Andrés, natural de Reyero, en las Montañas del Porma, párroco de Cistierna y Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de León, clérigo de gran formación , acendradas creencias y fuerte personalidad que dejaría recuerdo imperecedero por las collejas y sopapos repartidos entre la levantisca chiquillería de la parroquia; D. Luis Ameijide Aguiar, Gobernador Civil de León; D. Esteban Corral Sánchez (1873-1959), natural de Olleros, alcalde de Cistierna en años previos a la república, gran empresario minero, benefactor de huérfanos y viudas, promotor de un hospital de campaña con 12 camas en la guerra de Marruecos, guerra ya muy olvidada durante la cual los moros nos dieron tan soberanas palizasD. Francisco Valbuena García, natural de Valderrueda, notable maestro, director de la Graduada de Cistierna de 1924 a 1935, padre de Domitila Valbuena aquella santa y devota esposa de D.Bernardino Sagüillo, el del Moderno, tíos de Lidi y Elena propietarias de la mercería  "La Perla". Como habrán podido observar, nuestras calles también tienen su pequeña historia, la sustitución de un nombre por otro o la adjudicación a una nueva vía, debe mirarse con cuidado y sentido de la equidad hacia aquellos que nos precedieron. En orden a la urbanidad y aseo de aceras calles y viales, ésta debe ser extremada; al fin y al cabo son la cara, la imagen, la primera impresión que damos al visitante. El espectáculo deleznable de jóvenes y adultos rumiando semillas de girasol (sobre todo en la plaza), arrojando las cáscaras por todas partes, convierte en un estercolero los espacios públicos, receptáculo de toda clase de bolsas, plásticos e inmundicias, por no hablar de las aguas menores que algunos mozalbetes sin ningún pudor, hacen en los bajos del Excelentísimo Ayuntamiento.
Las “barreduras” del ilustre Consistorio, y eso que se esfuerza… tampoco llegan a todo el pueblo, por lo que no estaría mal que los vecinos para dar ejemplo, al menos una vez por semana, en hacendera comunal diésemos un repaso con el escobón a la parte de acera y calle que nos corresponde frente a nuestro domicilio. El vecindario tiene que ser extremadamente cuidadoso con los espacios públicos, es decir, no arrojar en las calles y plazas la suciedad que no arrojarían en el salón de su casa. Todos juntos podemos hacer mucho en cuanto a la pulcritud de nuestra hermosa villa de Cistierna, para que los nombres de los que  presiden las calles y viales sean honrados, además del respetuoso recuerdo, por la pulcritud y aseo urbano, reflejo todo ello de la buena convivencia entre sus vecinos.


Actual Calle Constitución, durante la dictadura se conocía como Calle General Franco, antes Calle de Fermín Galán, en su origen Carretera de Sahagún a las Arriondas. La foto fue tomada desde el Moderno en los años cincuenta. En la foto apaisada: la Casa de los Franceses en la Calle P. Isla, antes de la dictadura franquista se nombraba como Calle de Gumersindo de Azcárate. (Foto: Familia Siro Sanz, gentileza Sr Vaillant)






















Casa de los Franceses, actualmente propiedad de la familia Escudero y Reyero. (Foto: Siro Sanz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario