Translate

viernes, 18 de enero de 2013




















VADINIA: NUEVA LAPIDA VADINIENSE DE TRIDIO QUIEO DEL CLAN DE LOS BEDUNIGOS
(Artículo publicado en la Revista Comarcal de Riaño)
Siro Sanz- Eutimio Martino

Un  lento pero continuo goteo de lápidas pertenecientes a la tribu Cántabra de los vadinienses, nos permite conocer cada dos o tres años un poco más de estos antepasados remotos. Los monumentos funerarios vadinienses, acercan sobre todo a entender el grado de aculturación romana de una sociedad indígena en trasformación, la cual entre los Siglos II al IV d C, daba aún muestras de gran personalidad y vitalidad. No deja de asombrarnos el desinterés de nuestras autoridades culturales y políticas sobre el tema, cuando observamos que el mundo vadiniense, es una de las señas de identidad más importantes de la Montaña Oriental Leonesa. Un tema que merece  ser investigado, promocionado, rescatado como una sinergia más para añadir al espectacular medio natural en el cual estamos ubicados. Los jóvenes, tan abandonados en muchos aspectos, tienen en el mundo de estos antepasados ganaderos y algo agricultores, un ejemplo épico de adaptación a un medio duro e implacable. En ese mismo ambiente se desarrolló la vida de nuestros padres y abuelos hasta los años sesenta del siglo que pasó.

PROCEDENCIA:
La lápida es oriunda del Valle de Valdoré. Un destacado miembro de la Asociación Ruta Vadiniense Camino de Santiago con sede en Cistierna (Don Roberto Bayón), la procuró desde el primer momento para su estudio y lectura a  Siro Sanz y a Eutimio Martino.
La piedra de cuarcita tiene unos 90 cm. de altura por 35 de ancho. La inscripción ocupa cuatro líneas escritas en letras capitales perfectas y claras.



CONTEXTO GEOGRÁFICO DEL HALLAZGO:
Martino y Siro certifican la importancia de este nuevo descubrimiento y, apuntan que nos hallamos en el extremo inmediato de Crémenes, que se constituye como el mayor foco de lápidas vadinienses conocido, en el cual no faltan testimonios estrictos de la presencia romana con una lápida dedicada a  IOVI OPTIMO MAXIMO, y otra la de IULIUS CRESCENCIUS.
TRANSCRIPCIÓN Y TRADUCCIÓN. La lectura sería la siguiente, aunque  el tema queda  por supuesto abierto a otras interpretaciones.
M(ONUMENTUM) / TRIDIO . QUIEO . BE / DVNIGUM . CORAI / NA . ANTORIGENUS / AVNCUL(O) S(UO) . P(OSUIT) . H(IC) S(ITUS) E(ST): Monumento a Tridio Quieo de los Bedunigos., Coraina Antorigenus lo dedicó a su tío (materno), aquí yace.
CONSIDERACIONES SOBRE LOS ANTROPÓNIMOS:
El nomen TRIDIO, está presente en una lápida de Riaño y otra de Remolina, nombre de raigambre celta (“el tercero”). Se constata la permanencia del cognomen “QVIEO”en el Valle de Valdoré, el mismo radical se ha conservado hasta hoy en la renombrada fuente del QUIE(G)O  de la Velilla. Se destaca lo novedoso e inédito del clan que aparece en la presente lápida: BEDUNIGUM; el radical BED, lo encontramos en BITA Peñacorada, y en BEDUNIA (San Martín de Torres), la terminación UM sustituye el ORUM del genitivo plural. El nombre CORAINA, se compone del radical CORA y el sufijo INA que indica pertenencia, semejanza o diminutivo. CORA no es desconocido en la comarca, aparece en CORABITA, la forma más antigua de PEÑACORADA, manteniéndose en el nombre moderno; la vemos en CORCOS Almanza; en CORA Oseja de Sajambre; en CORAIN y CORAO el foco más norteño de lápidas vadinieses.
ANTORIGENUS es un compuesto de ANT-OR-I (enlace)-GENUS. El elemento ANT es un claro hidrónimo presente en el río ANTAS de Almeria, y como ANDA en: Aranda, Miranda. En nuestra zona está presente en Car(ande), Ves(ande), Ves(andino). El GENUS, singular masculino indica origen o nativo de y aparece en Aleje, en plural ALIESSIGINI. En Lois tenemos un ORIGENUS, (Echegarai nº 23) y un ORIGENA en Monte Cilda (Echegarai 215-6)  En el mismo valle de Valdoré, anteriormente habían aparecido otras tres lápidas vadinienses, en una de ellas al igual que en esta que nos ocupa, también se refiere a la importancia del avunculado (el tío materno)  entre los cántabros. La parte superior de la lápida aparece quebrada, pero se reconoce el dibujo del torques (collar) entre dos arbolitos. En el interior del torques se percibe la letra M. No aparece  el gentilicio vadiniense, tampoco el característico caballo. Sería de gran consuelo para todos que esta lápida se recuperase para la comarca, hoy día contamos con dignos museos que pueden albergarla: Riaño, Sabero y el futuro museo del Instituto Bíblico y Oriental.
Demos la bienvenida a nuestro antepasado TRIDIO QUIEO del clan de los BEDUNIGOS,  las voces antiguas de los remotos antepasados aún tienen algo que decir a sus descendientes atribulados por los cambios económicos, usos, costumbres y el maltrato inmisericorde a su tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario