Translate

domingo, 5 de mayo de 2013


CONFERENCIAS DEL INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL –SEDE DE CISTIERNA SAN  MARTIN  Y  SANTA MARINA  EN  LA  MONTAÑA ORIENTAL.
INTERPRETACIÓN CRISTIANA DEL CULTO ROMANO. 
Eutimio Martino –Siro Sanz

En las lecciones acerca de “La Romanización y Cristianización de la Montaña Oriental Leonesa” en el marco del Instituto Bíblico y Oriental a cargo de Eutimio Martino y Siro Sanz,  se trato en profundidad el culto a S. Martín y Santa Marina, relativamente abundante en la montaña. Las iglesias que siguen en pie dedicadas a estos santos y muchas ermitas ya en ruinas, testimonian una advocación que necesita ser explicada e interpretada. Este es un brevísimo resumen de la conferencia que trato dicho tema.
Se da por sabido que el culto de S. Martín de Tours está muy extendido por todas partes, un hecho que no admite discusión, y  también se da por sabido que su difusión se debe a  la influencia de los peregrinos franceses a  Compostela, algo que ya no es tan evidente, si acudimos a la historia.
En la Montaña Oriental se documenta S. Martín  por partida doble con anterioridad a la historia de las peregrinaciones, en la era visigótica, en particular en el Esla, en Verdiago  y Las Salas, al menos deductivamente. Más confusa es la figura de Santa Marina, intensamente legendaria. Pero, al tratar aquí solamente de su culto en la región, detectamos  el  paralelismo que muestra  con  S. Martín.
Es absolutamente seguro que Martín proviene del latín y que originariamente significa “perteneciente, relativo a Marte”,  siendo así que Marte es el dios romano de la guerra. Si, por otra parte, observamos que algunas iglesias o ermitas dedicadas a S. Martín coinciden no pocas veces con aquellas  constelaciones de restos e indicios romanos,  que previamente habíamos destacado como “La Huella de las Legiones”,  podemos pensar que pudo producirse  una  sustitución.
Siendo el culto a Marte consustancial para el romano en la campaña militar, fácilmente pudo servir de molde a un culto cristiano que se dirige precisamente a  S. Martinus,  el “perteneciente o relativo a Marte”. Además hay que contar con varias centurias de Imperio Romano hasta que llega el Cristianismo, un espacio suficiente para que se debilite el culto de los conquistadores, haciendo posible la sustitución que parece una re-viviscencia del  pasado,  para superarlo,  como que siempre la religión es arcaica.
El remate lo pone la multiplicación del proceso: porque se añaden otras muchas figuras tanto romanas como cristianas y una intricada geografía de la montaña, que de hecho fue trillada por las legiones, y no sin dejar huella.
 San Martín de Alión en las Salas: Iglesia documentada en 874.

Ruinas del la ermita de Santa Marina, al pie del castro de Robledo de la Guzpeña. En la foto la limpieza de las ruinas llevada a cabo por Promonumenta en 2010, una asociación que se duele de verdad por el patrimonio leonés. En los muros de la fábrica menudea la tégula romana de reborde.

En primer plano ruinas de Santa Marina, Valle de Nuestra Señora en Santaolaja de la Varga, al fondo el castro o Castillón de Santaolaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario