Translate

viernes, 29 de junio de 2018

LOS JUDÍOS DE MARRUECOS. CRÓNICAS MORISCAS DE UN CRISTIANO VIEJO DE LAS MONTAÑAS DE LEÓN. Siro Sanz Garcia


"OH ISRAEL, AL QUE TE BENDIGA, BENDECIRÉ, AL QUE TE MALDIGA, MALDECIRÉ" (Génesis 12:3a)

 ET ANTIQUUM DOCUMENTUM NOVO CEDAT RITUI... (Pange Lingua)


La historia de España, Portugal y Marruecos no se puede explicar si olvidamos la historia y memória de sus judíos.  La relación de la Montaña de Riaño con los judíos no siempre fue optima. En 1489 los Reyes Católicos daban una provisión real en contra de los abusos que los judíos de Almanza cometían contra los vecinos de los concejos de la merindad de Valdeburón, en ella urgían el cumplimiento de la ley dada en las Cortes de Madrigal (1476) en contra de la usura. "Se quejaban los vecinos de Valdeburón de que tomaban bueyes, vacas o dinero a los judíos de la aljama de Almanza y de otras aljamas (seguramente las de Cea y Sahagún situadas en una de las importantes rutas de la carretería montañesa a Tierra de Campos), y que los judíos llegaban a exigir más de 10.000 y 12.000 maravedís a l año por préstamos de 3000 ó 4000 maravedís. Los vecinos de la merindad de Valdeburón se veían muy apurados pues los judíos estaban a punto de embargar todos sus bienes. (Sin embargo los montañeses olvidaban que) la tasa de interés fijada en 1438 por Juan II en las Cortes de Madrid habían fijado a los judíos una tasa legal de interes del 25%" (1). Por lo anteriormente dicho podemos aplicar a nuestros antepasado montañeses aquel refrán que dice: "Si no quieres polvo no vayas a la era". Veamos que ocurría con los judíos en nuestro vecino del Sur Marruecos. La cultura judía de Marruecos es de una riqueza extraordinaria, acrecentada durante siglos por los aportes de la cultura  hispanoportuguesa, bereber y árabe. Desde la época grecorromana sabemos por la literatura talmúdica y homilética (Midrash y Agadah) de la existencia de comunidades judías en la Cirenaica, en Cartago, en Volubilis (Fez) etc. Famosa es la reina judeobereber la Kahena que se opuso con violencia contra la invasión árabe del Magreb, invasión que terminará con las florecientes comunidades cristianas del Norte de África. Los judíos de Dar al Islam (la casa del Islam): Hispania y Norte de Africa, después de la invasión árabe al igual que los cristianos tendrán la condición de dhimmi (gentes del libro-sometidos a impuesto) con una gran autonomia administrativa, judicial y cultural. La persecución de los Almohades será terrible y se producirá tanto en España como en Marruecos contra los judíos y los cristianos. La reconquista en España, los edictos de 1391, obligan a muchos judíos españoles y portugeses a pasar a las inmediatas tierras de Marruecos. A partir de la expulsion de 1492-1497, judíos españoles y portugueses  se dirigen en oleadas sucesivas a las promisorias tierras del Magreb. Este aporte de los judíos hispanos Megorasin o expulsados, contribuirá a elevar el nivel cultural de los judíos Toshabin o auctótonos de Marruecos. De estas familias judeo-españolas saldrán ilustres rabinos, kadish (santos), comerciantes, consejeros de los sultanes, visires y bajaes, entre ellos podemos citar: "los Ben Atar, Perez, Aben Sur, Manzano, Benarroch, Berdugo, Serfati, Toledano, Azuello, Cansino, Calzon, Bibes, Coria, Azulay, Flor, Florida, Soto, Soriano, Alvalensi (valenciano), Amarillo, Arrollo, Barchilon (de Barcelona), Corcos, Cabeza, Davila, Laredo, Moreno,  Pariente, Portal. etc".(2). Destacamos entre los santos (Kadísh) judíos marroquies a: Rabbi Haim Pinto; Rabbi Abraham Hacohen; Rabbi Amrane Ben Diwane y a Rabbi Daniel Hashomer; este último tiene su tumba a 35 kilómetros de Marrakech el día de su Hilulla (romería) acuden judíos, musulmanes y algún cristiano descarriado en busca de gracia, baraka y sanación. En los últimos años judíos piadosos de Marraquech como el comerciante señor don David Ohayan, fiel a la memoria de sus antepasados, mediante desvelos sin cuento y limosnas aportadas por particulares ha rescatado de la ruina la tumba y zagüia de Rabbi Daniel. Después .de la creación del estado de Israel (1948), un pais donde ha desaparecido la alegría de vivir, asistimos a la emigración masiva de judíos marroquies Megorasin y Toshabin hacia Palestina, en muchas ocasiones presionados por los agentes israelies que obligaron a los judíos bereberes y sefardies a traicionar  la tierra que les había acogido durante siglos. Las matanzas de judíos en Rusia y paises satélites desde principios del s. XX, el odio antisemita en Europa occidental, sobre todo en  Alemania y Austria donde millones de judíos fueron exterminados a manos de la canalla nazi, sumado  a la  posición que tomó el Reino de Marruecos respecto a Palestina durante los años sesenta, será utilizado por los agentes israelies para amedrentar a la judería marroquí. Les hicieron creer que ya no eran marroquies y que les podría pasar lo mismo que les ocurrió a las comunidades que habitaban en los paises ¿cristianos? de Europa. Con su partida se pierden dos mil años de identidad y cultura judía en Marruecos. Es paradójico como ha cambiado la percepción de los judíos hacia ciertos paises árabes que siempre fueron tierras de promisión, tolerancia y respeto hacia ellos. Creemos que el sionismo ha hecho un flaco favor a la judería del Magreb al Arab, demonizando a quien no debía, sobre todo cuando en nuestro tiempo asistimos a la actualización del más negro pasado en la ¿cristiana Europa? donde renace con saña el odio antisemita de los fundamentalistas musulmanes, nuevos almorávides y almohades de las banlieues francesas que se suman al tradicional antisemitismo de las bestias pardas y rojas; siempre los extremos se tocan, Dios los cría y...  
Un cristiano que conozca las raíces de su credo, siempre respetará y amará a sus hermanos mayores en la fe: los judíos,  también a los musulmanes, todos hijos y renuevos del tronco común  de Abraham avinu. Ojalá un día cesen las disputas por la sagrada herencia entre los tres hermanos. Dos nuevos Ismael e Isaac nacerán del consenso fraterno.

(1) EUTIMIO MARTINO REDONDO. La Montaña de Valdeburón. (2) Para saber más consultar el libro de HAIM ZAFRANI: Deux mille ans de vie juive au Maroc

 Mujeres judías de Debdou, asentamiento judío sefardita desde el siglo XIV al este del Atlas, que dio importantes rabinos a la comunidad Megorasin (españoles-portugueses). La creación del estado de Israel y la propaganda sionista contra los árabes atemorizó a los judíos de Marruecos, los cuales salvo disturbios puntuales que se producían cuando un nuevo sultán subía al trono, vivieron durante generaciones en paz entre bereberes y árabes. Cuando en España y Portugal arreciaba la persecución a los judíos, Marruecos y sus reyes les acogieron con benevolencia, inteligencia y humanidad .  En la foto dos mujeres jóvenes, dos niñas y dos niños judíos posan para el fotógrafo rodeados de árabes y bereberes en un día de mercado, .   (Fotografía: Universo digital)

Mujer judía de Debdou. Comunidad Megorasin o de Sefarad, también conocidos como castellanos. Los judíos de debdou proceden de los expulsados de Sevilla a finales del siglo XIV. La gloria de la nación marroquí, de sus sultanes y reyes es el grado de respeto y convivencia que siempre demostraron hacia los judíos del Magreb, a los que aún hoy consideran marroquies en deberes y derechos.(Fotografía: Universo digital)
 Los rabinos  seguidos por la comunidad, salen de sus pueblos cargados con los rollos de la Tora. Siempre fieles y acompañados por la palabra sagrada de la ley vieja parten de las alquerías del pais Amazig hacia la costa atlántica para embarcar hacia Israel. Muchísimas comunidades judías de Marruecos, engañados por la amenazante propaganda sionista, abandonaron las tierras ancestrales  para emigrar a Palestina, tierra donde ha desaparecido la alegria de vivir,  donde el conflicto tiene carta de naturaleza desde hace tres mil años, donde los sionistas repiten sobre los árabes palestinos de religión cristiana y musulmana muchos de los atropellos e injusticias que les infringieron a ellos en Europa. (Fotografía: Universo digital)

Judíos españoles Megorasin o Serfaditas de la floreciente comunidad de Tetuan.(Fotografía: Universo digital)
Mujer judía de Gulemine perteneciente a la comunidad Toshabin, judíos auctoctonos que han habitado entre los bereberes durante más de dos mil años. Los aportes a esta comunidad judía de Gulemine provenientes de la cultura bereber son indudables.(Fotografía: Universo digital). El gran pueblo bereber habitantes originales del Magreb, vivieron siempre en paz con los judíos. En las guerras tribales ( Shiba) los judíos siempre lucharon junto a los bereberes contra el enemigo común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario