Translate

sábado, 2 de febrero de 2013


LOS TORREJONES DE VALMARTINO
(Artículo publicado en la Revista Comarcal de Riaño)
SIRO SANZ GARCIA

Hace unos años surgió la polémica en torno a éstos restos de nuestro remoto pasado. Una empresa de telefonía móvil pretendía instalar en los terrenos ocupados por el Torrejón de Abajo de Valmartino una antena. Ni las afecciones a la salud por su proximidad a la población, ni lo antiguo del lugar fueron tenidos en cuenta. Dichos artilugios buscan  lugares elevados por lo que la ubicación en castros, castillos, altos donde se levantan ermitas e Iglesias son cada vez más utilizados con éste fin.
 Al lugar acudió un arqueólogo que dictamino que allí no existía nada. El Ayuntamiento de Cistierna consciente de la importancia del espacio afectado paró las obras cuando ya la empresa había cimentado con hormigón la base de la torre. La rápida actuación de los Ayuntamiento en casos como el que describimos es de vital importancia a la hora de proteger restos que por falta de estudio no tienen ninguna figura de protección. El artículo que ahora contemplan, fue publicado en la Revista Comarcal de Riaño, y es un resumen del estudio que se realizó para recabar algún tipo de protección de patrimonio. Las autoridades de León competentes en la materia, "usando de una omnipotencia que podriámos calificar como omnipotencia de la ignorancia", no resolvieron nada, y además lo descalificaron diciendo "que quienes lo realizaban (Siro Sanz- Eutimio Martino) no estaban autorizados".

SITUACIÓN

Valmartino (Municipio de Cistierna) se halla situado sobre un teso al sureste de Peñacorada, entre los arroyos afluentes del Esla: Arrón y Riego. La primera mención histórica del pueblo se data en el (año 985/ J. M. MINGUEZ, Colección diplomática del Monasterio de Sahagún).Son conocidos en el pueblo “Los Torrejones”, el de “Arriba” y de “Abajo”. La tradición local refiere persistentemente que ambos están unidos por pasadizo subterráneo. Éste elemento de la tradición es frecuente tratándose de castillos y fortalezas y se recoge en otros muchos lugares, p. ej., en Almanza, en Cea, en Llanos de Alba (La Robla), en la Cuevona de Cistierna etc. No afirmamos que todos esos pasadizos en realidad existan, pero si que las tradiciones y leyendas se mantienen en sitios históricos.

En relación al tema hay que hacer notar que la ley de Patrimonio, Título I, artículo 8, letra D dice lo siguiente: “Tiene consideración de Sitio Histórico; el lugar o paraje natural vinculado a acontecimientos del pasado, tradiciones populares...”.

Pues bien, en éste lugar la tradición popular asocia invariablemente los dos Torrejones y creemos que la protección además de por otras razones debería tomar en cuenta ésta que se ha expuesto y se integra en la ley.


TIPOLOGIA

Los dos Torrejones son fortificaciones de forma ovalada, en el de arriba se conserva muro de mampostería con argamasa de cal, de algo más de un metro de grosor, que debía de ir reforzado en el interior con  tapia de tierra. En la zona sur se conserva parte del lienzo y, en la norte se perciben las lizazas del muro sobresaliendo sobre el terreno. Un foso en parte colmatado y con una anchura de unos 10 metros circunvala el recinto. Al suroeste se conserva la base de la torre mayor de 6 por 5m con un muro de mampuesto y argamasa de cal de 1,50m de anchura. El acceso se hacía desde dos puertas no enfrentadas batidas desde la torre mayor. Al sureste aparecen los restos de los que parece ser una torre menor. En particular, el de Arriba figura en la Carta Arqueológica por lo que su protección ha de estar garantizada, aunque en los últimos tiempos también ha recibido la visita de expoliadores y desaprensivos que han llenado de pintadas la pared de lo que parece ser un aljibe ó base de torre. Asimismo el foso es agredido por el camino que le invade cada año un poco más. Las motos y Kuads hacen del foso un improvisado circuito.
El Torrejón de abajo que carece de protección no es menos representativo en todos los órdenes, antes acaso al contrario, siquiera por el conjunto del que forma parte.
Ocupa terreno concejil comunal en el pago conocido como la loma. Está situado al oeste del pueblo, a unos cien metros de la Iglesia. Debajo del altar mayor de la Iglesia se halló lápida Vadiniense, publicada y depositada en el museo de León. También aparecieron numerosas tumbas en los aledaños. Es una fortificación si cabe más significada que la del “Torrejón de Arriba”, en cuanto altura y superficie. Es delimitado por todos los lados por un talud que lo circunvala dándole una forma ovalada muy parecida a la del “Torrejón de Arriba”. Por el norte lo costea el camino del Inhiesto que también pasa por el inmediato llano conocido como “El Castillo”. Por el sur linda con el cementerio, el cual ha ocupado previsiblemente el foso por aquella parte, mientras que el mismo todavía es visible al norte, y utilizado como camino al colmatarse.
Su aspecto en fotografías de hace 30 años nos hace pensar en los restos de un    castillo  perfectamente distinguible. Personas de crédito y edad en Valmartino nos aseguran que cuando se edificó el cementerio nuevo, apareció en la cara sur, sobre el foso, un muro de piedra menuda trabado con argamasa de cal. En la cara sur, entre zarzas y espinares, aún persiste una lizaza de muro de un metro y medio de largo. Ambos Torrejones, no Torreones como algunos eruditos corrigen al pueblo, fueron protegidos por las ordenanzas concejiles que los acotaban para impedir el paso de los ganados en las derrotas y vecerías.
El camino del Inhiesto que lo costea al norte se dirige por el valle de Arrón a la inmediata vega del Esla y comunica con el camino del Molino de Solores, Camino Real, Calzada del Esla. Reseñamos ésta estratégica ubicación del “Torrejón de Abajo” junto a un camino que comunicaba la cuenca del Cea con la del Esla, más tarde convertido en cañada para ganados. Ambos torrejones son muy semejantes a otras estructuras de forma ovalada, como las halladas en el complejo defensivo de Aguilar entre Cistierna y Sabero y encontramos ejemplos parecidos del los cuales son el arquetipo estos de Valmartino, en el “El Torrejón” conservado en las cercanías de Alaejos (Valladolid) junto al río Trabanzos, frontera del reino de León con Castilla. También el castillo de San Martín de la Falamosa sobre el río Omaña (León) presenta hechuras semejantes a los Torrejones de Valmartino.

BIBLIOGRAFÍA QUE SE HA OCUPADO DEL TEMA

Valmartino y en concreto sus Torrejones han sido publicados por J. DE PRADO, Un viaje histórico por el Alto Esla, p 191. El autor un pionero de la historia comarcal, describe el “Torrejón de Arriba y comenta lo siguiente: “En el lugar donde se encuentra el cementerio nuevo esta el denominado Torrejón de Abajo, y en el se veían restos de edificaciones. Si bien la tradición popular suponía los dos torrejones comunicados por galerías... parece muy improbable. Posiblemente hay que relacionarlos con las casas solariega que aquí tenían a personas tan significadas como Don Pedro y Don Mateo Canseco y Quiñones que fundaron mayorazgos en Valmartino, a los que es de creer dotaron de torrejón”. Independientemente de la interpretación que Don Julio hace de los torrejones, importa reseñar que recoge la tradición de los dos como conjunto y  pudo observar restos que hoy día después del muladar en que se ha convertido, es imposible detectar.
JOSÉ AVELINO GUTIERREZ, Fortificaciones y feudalismo, p 316 describe primero el “Torrejón de Arriba” y después comenta: “En la zona baja de la localidad, próxima a la Iglesia se aprecia otra construcción similar, en mota, algo más reducida y peor conservada, conocida como “Torreón Bajo”. En nuestras mediciones hemos podido constatar una mayor superficie que la reseñada por Don Avelino que eruditamente corrige Torrejón por Torreón.


Don Julio y Don Avelino, personas competentes en su campo, afirmaron la existencia de éste Torrejón que    presuntamente negó el arqueólogo enviado por la Junta. 
Aparte de ellos, la tradición popular y la toponimia van de acuerdo con la antigüedad y existencia de semejantes restos, una consideración que habría que adjuntar a todo lo anteriormente expuesto. Es una consideración técnica y difícil pero igualmente productiva y desde luego, en concordancia con todos los demás elementos. Deducimos de todo ello que los “Torrejones de Valmartino” junto con la Iglesia forman un conjunto homogéneo que debe ser preservado, limpiado y optimizado en vistas al turismo cultural que pueda visitarnos y del que tan necesitado está nuestra comarca.
También las necesidades del pueblo acordes con los tiempos modernos deben ser respetadas, aunque opinamos con respeto, que el “Torrejón de Abajo” no es el lugar más idóneo para éste tipo de infraestructuras. Debería de buscarse otro espacio consensuado por las partes, incluida la empresa de telefonía que eligió el lugar sólo por su cercanía a la toma de energía eléctrica, sin miramientos hacía las posibles afecciones a la salud y a los restos.
 Foso del Torrejón de Arriba. (Foto Siro)
 Restos de la muralla de cal y canto del Torrejón de Arriba. (Foto Siro)
 Restos de la torre en el Torrejón de Arriba. (Foto Siro)
 Lizazas de muro en el Torrejón de Abajo. (Foto Siro)
Planta y sección del Torrejón de Arriba.  Info Van Einingen 
 Planta del Torrejón de Arriba. Info Van Einingen
 Reconstrucción del Torrejón de Arriba. (Info- David Hernandez)
Reconstrucción del Torrejón de Arriba. (Info- David Hernandez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario