Translate

lunes, 31 de mayo de 2021

CONFERENCIA: ERMITAS E IGLESIAS. El PASADO CRISTIANO MÁS REMOTO EN LA MONTAÑA ORIENTAL LEONESA . INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL. Resumen de la conferencia 21-5-2021



La romanización y posterior cristianización de la Montaña Oriental (la Cantabria Leonesa) es un tema que desde hace años vienen desarrollando en el Instituto Bíblico y Oriental de Cistierna el P. Eutimio Martino y Siro Sanz.  La toponimia y etimología de los nombres tan querida por el maestro Martino conduce muchas veces hasta el mismo yacimiento arqueológico. La cristianización de los cántabros tiene que despegarse de una vez del tópico que fue muy tardía. Caminos, calzadas, puentes y castros aparecen muy próximos a esos recintos sagrados. Los titulares cristianos de muchas de esas iglesias y ermitas encajan en el molde pagano preexistente ya sea indígena o romano. Es indiscutible el papel del ejército romano en la aculturación y cristianización de los cántabros, cristianismo en origen africano y militar. La organización eclesiástica representada en las ruinas de nuestras venerables ermitas e iglesias  será durante al Alta Edad Media el soporte administrativo y emocional de unas comunidades llevadas casi al punto de la extinción por la invasión musulmana.


Ruinas de la iglesia de S. Pedro de Orzales (Valle de Sajambre-Léon).Los titulares cristianos de muchas de estas iglesias y ermitas encajan en el molde pagano preexistente ya sea indígena o romano. En S. Pedro de Orzales es claro el impulso de cristianizar un culto antiguo al agua personificado en la cascada hacia la que se orienta la iglesia. La advocación de santo tan hidróforo como S. Pedro reafirma nuestra tesis. (Foto: Siro Sanz)
 

 

 

CISTIERNA ENTRE LA ASFIXIA URBANISTICA Y VIARIA. LA SUPRESIÓN POR ADIF DEL PASO A NIVEL DE SORRIBA DEL ESLA.

 


La Vega de Sorriba, una de las más feraces del municipio, goza hacia el Norte  de un paisaje extraordinario en el que súbitamente la vista se topa  con la grandiosidad de la Cordillera Cantábrica engastada en el macizo de Peñacorada y Pico Moro. Un paisaje natural y humanizado en maridaje perfecto desde hace más de mil años, pero, de un tiempo acá transitando como tantas cosas de nuestra villa y municipio hacia el acabose. Entre la Virgen de la Vega  y Cistierna se resumen dos mil años de nuestro pasado testimoniados en la lápida cántabra Vadiniense de Bodero del clan de los Bodivescos hallada en la venerable ermita de la Reina de los Cielos; en el histórico puente en origen romano de Mercadillo y en el camino que lo traspone a Santiago de Compostela, camino que a su vez va sobre la Vía Saliámica o del río. El paisaje, cuando atesora esos monumentos patrimoniales se convierte en otro bien a proteger pues además de herencia de nuestros antepasados, es un recurso turístico que no se debe despreciar. En esta zona ya se han cometido desafueros difíciles de calificar. Recordamos la construcción de un azud faraónico, sesenta metros aguas abajo de un puente histórico; la destrucción perpetrada hace años por pura desidia  y abandono del Molino del Ribero y a mano airada su histórico azud. Así se las gastan los nuevos señores feudales. A todo esto se suma ahora la obra que intenta perpetrar Adif, esa empresa que presuntamente lleva maltratando a los usuarios (entre los que me encuentro) del tren de Cistierna a León durante más de 8 años. Cistierna camina en dirección contraria a los tiempos con esta novedad disparatada. El paisaje ese bien cultural heredado de nuestros mayores pasa por agresiones inéditas, todos sabemos cuáles y es así porque no tiene ningún tipo de protección por parte de aquellos que detentan la potestad para hacerlo. Nuestras autoridades y la sociedad civil del concejo tienen ahora la responsabilidad de verse concernidos en este grave asunto. El acercamiento urbano entre Sorriba y Cistierna ya se estaba produciendo hace años; ahora se corta de golpe con un enorme talud frente a otro talud, el del puente por el que pasa la variante. El proyecto parece diseñado por un mono loco que pretende llevar la centenaria procesión de la Virgen de la Vega hasta los aledaños de Cistierna y desde allí cruzar las vías para bajar de nuevo hasta la ermita. Esto no es todo, un nuevo tramo de carretera afectará a decenas de propietarios en buenas fincas de pan llevar. Carretera que se ensanchará acabando con setos vivos de gran biodiversidad, rematando una zona de paseo y asueto tradicional. Lo de siempre pisar el acelerador para al final dar el frenazo en el embudo del puente de Mercadillo. Mientras otros pueblos, ciudades y aldeas miman su urbanismo, entorno, paisaje, flora, presentación pulida de sus calles y plazas aquí nos convertimos poco a poco en una de las villas más desastradas y feas del reino. Llena de barreras urbanas: taludes; rotondas sembradas de cardos borriqueros; líneas de alta y media tensión por doquier; gurruños de cables por las fachadas y un arboricidio difícil de justificar etc, etc, etc… 

La Vega de Sorriba del Esla, al fondo Cistierna y Pico Moro, primeras estribaciones de la Cordillera Cantábrica. Entre la Virgen de la Vega  y Cistierna se resumen dos mil años de nuestro pasado testimoniados en la lápida cántabra Vadiniense de Bodero del clan de los Bodivescos s. III, hallada en la venerable ermita de la Reina de los Cielos; en el histórico puente en origen romano de Mercadillo y en el camino que lo traspone a Santiago de Compostela, camino que a su vez va sobre la Vía Saliámica o del río. (Foto: Siro Sanz)